MARBLE LOAF O BIZCOCHO MÁRMOL

¡Hola a todos!
Siento la ausencia de dos meses, pero estuve en Roma 'por culpa' de mi tesis y no he tenido ocasión de atender el blog hasta ahora.
Hoy os traigo una receta que hice en Diciembre... ¡otro loaf cake! Prometo que la próxima receta no tendrá nada que ver con estos bizcochos alargados que os he presentado en los últimos tres post, jejeje.
En esta ocasión se trata de un bizcocho mármol alargado de tres colores del libro The Primrose Bakery Book. ¡Seguro que os encanta!

 

Ingredientes:
150 gr. de mantequilla sin sal a punto de pomada
175 gr. de azúcar caster (azúcar muy fina, pero no tanto como el azúcar glas; si no tenéis, podéis hacerlo con azúcar normal)
1 cucharadita de aroma de vainilla
3 huevos L
375 gr. de harina leudante (es decir, la que ya lleva la levadura incluida)
1/4 (un cuarto) de cucharadita de sal
1 cucharadita de cacao puro en polvo (yo uso VALOR)
Colorante rojo o rosa en pasta (o gel)

Preparación:
Precalentamos el horno a 180ºC.
En un bol batimos el azúcar y la mantequilla a punto de pomada hasta que quede una mezcla ligera y esponjosa:


 Añadimos el aroma de vainilla y remueve. Después bate los huevos en un cuenco aparte y añádelos de forma gradual a la mezcla del azúcar, la mantequilla y el aroma de vainilla, removiendo bien:


En otro cuenco tamiza la harina en un bol y añádele la sal; prepara la leche en un vaso:


Ahora añade poco a poco a la masa de huevos, azúcar, mantequilla y vainilla la harina y la leche, añadiendo un poquito cada vez y removiendo después de cada adición. Yo lo hice en tres tandas; así quedó la primera:


Así la segunda:


Y así la tercera y última:


Ya tenemos la mezcla del bizcocho lista, pero ahora toca darle color. La dividimos en 3 cuencos según nos parezca. El libro reparte la masa en partes iguales, pero yo lo hice a ojo y eché algo más en el cuenco del centro, que es el que quería que supiese a chocolate:


Bueno, pues dejamos un cuenco tal y como está, en otro echamos un pelín de colorante en pasta rojo o rosa (con ayuda de un palillo) y en el tercero añadimos la cucharita de cacao puro en polvo. Removemos las dos masas teñidas para que los colores queden uniformes:


Preparamos un molde rectamngular para bizcochos alargados untándolo con margarina y colocando una hoja de papel de horno en él (la margarina hace que el papel de pegue bien al molde):

 

Vamos añadiendo una cucharada de cada masa de modo que cubramos la superficie del molde y los colores queden más o menos variados:


Cuando hayamos cubierto la superficie del molde, volvemos a hacer lo mismo sobre la capa de masa que ya tenemos:


El libro recomienda mezclar un poco los colores con ayuda de un palillo o un cuchillo antes de meter el bizcocho al horno, pero yo lo dejé tal cuál y creo que quedó más bonito.
Lo metemos al horno precalentado durante 50-60 minutos más o menos (depende del horno; en este caso a mí se me hizo en unos 60 minutos). 


El libro recomienda que cubramos el bizcocho con una hoja de papel de horno los últimos 10 minutos de cocción para que no se nos tueste la superficie; yo lo hice y me quedó muy bien, como ahora veréis.
Para saber si el bizcocho está listo, pinchamos con un palillo de metal en el centro y si sale limpio, es que es hora de sacarlo.
Lo sacamos y lo dejamos enfriar en el molde unos 10 minutos; luego ya lo podemos desmoldar sobre una rejilla y dejarlo enfriar del todo.
¡Así me quedó a mí por fuera!
 

El bizcocho es muy consistente y por eso debemos consumirlo en 1 o 2 días, conservándolo a temperatura ambiente.


Os animo a que probéis a teñirlo con otro colores y me contéis el resultado :)


Aquí podéis ver un par de fotos del corte, ¡el resultado es estupendo!




Espero que os haya gustado, ¡un abrazo!

BANANA LOAF O BIZCOCHO DE PLÁTANO EN CASTELLANO



¡Buenos días a todos!
Ya hebéis visto que a mí, cuando me da por una cosa, no hay quien me la quite de la cabeza, y esta vez me ha dado por los loaves (esos bizcochos alargados con forma de barra de pan). La semana pasada hicimos el lemon loaf y esta semana toca el banan loaf, es decir, bizcocho de plátano, pero de mi otro libro fetiche (The Hummingbird Bakery Cookbook). 
Es una receta facilísima y de resultados sorprendentes, porque su textura jugosa hace que este bizcocho triunfe incluso entre los detractores del plátano.
¡Es hora de ponerse el delantal!

 
Ingredientes:
270 gr. de azúcar moreno
2 huevos
200 gr. de plátano pelado y machacado (mejor si están
280 gr. de harina
1 cucharadita de levadura
1 cucharadita de bicarbonato de soda
1 cucharadita de canela molida
1 cucharadita de jengibre molido
140 gr. de mantequilla sin sal a punto de pomada

Preparación:
Precalentamos el horno a 170ºC.
Ponemos en un cuenco el azúcar moreno y los huevos y mezclamos hasta que quede bien incorporado. 



 Después añadimos a esa mezcla los plátanos machacados y removemos:




Es el momento de añadir a la mezcla la harina, la levadura, el bicarbonato, la canela y el jengibre, removiendo hasta que quede bien unido:



Y por último, añadimos la mantequilla derretida y removemos otra vez:


Vertemos la masa en un molde rectangular alargado previamente engrasado y cubierto con papel de horno, y con ayuda de una cuchara o espátula alisamos la superficie:


Lo metemos al horno durante una hora (eso pone el libro, pero en mi horno en 40 minutos esta hecho, así que no os despistéis); cuando pinchéis con un palito de petal y éste os salga limpio, es que está listo. Lo sacáis y lo dejáis enfriar un rato en su propio molde antes de desmoldarlo y pasarlo a una rejilla para que se termine de enfriar:


Y ya está, ¡ya tenemos nuestro maravilloso banana loaf!


Por dentro es todo delicadeza, ¡está de muerte! Ideal para acompañar un café o un colacao.


Alguna vez lo he hecho sin jengibre porque no tenía y también estaba buenísimo.


Pues nada, ya tenéis una idea para la merienda de esta tarde.
¡Un abrazo!

LEMON LOAF O BIZCOCHO DE LIMÓN EN CASTELLANO

¡Buenas tardes a todos!
¡Tarde de domingo, tarde de loaf cake! ¿Que qué es un loaf cake, preguntaréis? Pues un bizcocho de forma alargada, nada más y nada menos. Hoy en concreto os traigo uno de limón; es una maravilla, ¡lo juro! ¡Está buensisísimo, delicioso! Y como punto fuerte, es facilísimo de hacer, así que no quiero excusas, ¡hay que probarlo!

 

La receta, por cierto, es de otro de los fantásticos libros que me traje de Londres (luego hago la ficha), The Primrose Bakery Book, así que el éxito está garantizado. Eso sí, el libro utiliza robot de cocina, pero como no tengo, os pongo la versión manual.
¡Aquí va!

 

Ingredientes:
155 gr. de harina leudante
1 cucharita de levadura
155 gr. de caster sugar (azúcar extrafina); si no la podéis conseguir, pues azúcar normal
 20 gr. de maicena
155 gr. de mantequilla sin sal a punto de pomada
3 huevos grandes
El zumo y la ralladura de un limón
Para el 'glaseado' (por llamarlo de alguna forma):
160 gr. de azúcar normal 
Zumo de dos limones
Preparación:
Precalentamos el horno a 180ºC y engrasamos un molde alargado con algo de margarina, para que el papel de horno se nos quede bien pegado, como en la foto (así será más fácil de desmoldar): 

 

Tamizamos en un bol la harina, la levadura, el azúcar extrafino y la maicena, y lo mezclamos bien:


Añadimos ahora la mantequilla, los huevos batidos y el zumo y la ralladura de un limón...


...y lo mezclamos hasta que quede ligado y homogéneo, pero no más (unos 10 segundos enérgicamente). Recordad que cuando trabajamos con masas de bizcochos no hay que morir mezclando.



Vertemos la masa (que parece mousse de limón... ¡qué tentación!) en el molde rectangular...


...y alisamos la superficie con ayuda de una cuchara o una espátula:


Lo metemos al horno (en el centro de la rejilla) durante 35-40 minutos, hasta que la superficie tenga un color marrón-doradito o hasta que pinchemos con un palito de emtal y salga limpio. Lo sacamos y lo dejamos enfriar en el propio molde.

Mientras esperamos a que se enfríe, podemos ir haciendo el glaseado.


 Tenemos que añadir el azúcar al zumo de dos limones y remover bien:


Cuando el bizcocho se haya enfriado, pinchamos toda la superficie con un tenedor...


...y le añadimos el glaseado de limón:


Hay que dejar reposar bien el glaseado, para que el líquido se absorva y el azúcar se asiente (un ratito). Cuando veamos que el azúcar ya está listo lo podemos desmoldar levantando simplemente el papel de horno. ¡Y ya está!


 Está exquisito, ¡os lo garantizo!




Antes de que nos lo termináramos conseguí hacerle unas fotillos al culo del bizcocho, para que lo pudiérais ver por dentro. ¡Estaba tan jugoso como parece!




 Espero que probéis pronto la receta y que os guste, ¡es un éxito asegurado!  
¡Hasta la vista!